Las cosas más hermosas que hemos leído se las debemos casi siempre a un ser querido. Y a un ser querido será el primero a quien hablemos de ellas. Quizá, justamente, porque lo típico del sentimiento, al igual que del deseo de leer, consiste en preferir. Amar, a fin de cuentas, es regalar nuestras preferencias a los que preferimos. Y estos repartos pueblan la invisible ciudadela de nuestra libertad. Estamos habitados por libros y por amigos. (DANIEL PENNAC, Como una novela)

miércoles, 6 de marzo de 2013

UN POEMA COLORÍN

"Colorín" es uno de los poemas que podemos encontrar en este maravilloso libro.
Por suerte lo tenemos en la biblioteca de nuestro colegio, y contiene una exquisita selección de poemas e ilustraciones cargadas de expresión.

Parece mágico pensar que nuestro colegio se llama como el poeta, y la biblioteca como uno de sus poemas.


Colorín

Colorado colorín,
¡Cómo alegras mi jardín
sin un ave melodiosa,
ni una hoja ni una rosa!
Colorado colorín,
canta, encántame sin fin.
Bate, bate magistral
la bolita de cristal
o el levísimo clarín
que, sin duda, en el estuche
de tu buche
has metido, colorín.

¡Cómo alegras mi jardín!,
donde ayer fui un verderol,
y una rosa, y un jazmín,
y en el que hoy tan sólo hallo
hojas secas y verdín...
Canta, encántame en un tallo
de este desmayo sol,
colorado colorín,
has llegado a mi jardín
cuando todo está sombrío...

Cuando cae de un cielo cine
una lluvia, como un río,
con quejoso retintín.
Las fontanas se han cuajado;
tus hermanos se han marchado,
y en el prado,
bajo un grande viento frío,
un sonido malhadado
dan las hojas con orín.
-¡Pío!... ¡Pío, pío, pío!...
¡Colorado, colorín!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por su comentario.